LA TELE, ESA GRAN ESCUELA EMOCIONAL

‚ÄúYo tambi√©n ve√≠a los dibujos mientras merendaba‚ÄĚ

Sin duda alguna la educaci√≥n sentimental de una determinada generaci√≥n depende de las referencias culturales asimiladas durante la infancia. La televisi√≥n y los videojuegos son, para la generaci√≥n de aquellos que nacieron m√°s o menos por los a√Īos 80, una fuente inacabable de citas y relatos, de sinton√≠as y personajes que saltan de repente para vincularnos o distanciarnos. Porque no era lo mismo re√≠rse con Dr. Slump y las cacas de Arale que con el dulz√≥n encanto de Los Fruitis.

No era igual acabarte el bocadillo de nocilla pensando cuándo leches iban a llegar al final de las doce casas del santuario Seiya y sus caballeros (eso sí que eran peleas, sangre y venganza) que sufrir por la llegada a meta de Willy Fog, ése intrépido león demasiado british como para meterse en una pelea a sangre que acabara de una vez con sus patanes rivales.

Pero todos tuvieron su momento. Todos guardan todav√≠a, tras capas de cine y m√ļsica adolescente, algo de aquel ver por ver que nos manten√≠a embobados delante de la pantalla. Y √©ramos en parte algo zombies, pero tambi√©n √©ramos unos peque√Īos amantes del espect√°culo bigger than life, al fin y al cabo ¬Ņno era una evasi√≥n ver a los variopintos habitantes de la Villa del Ping√ľino o los mundos bizarros donde transcurr√≠an Bola de Drag√≥n y Fraggle Rock? ¬°Viva la evasi√≥n!

Capítulo 2. (Casi) Todos los chicos guapos venían de Oriente.

Nada ten√≠an que ver con los animales antropomorfos que protagonizaban la mayor√≠a de las series (sobre todo las producidas en Espa√Īa) los guapos protagonistas de los animes japoneses. En ese primer grupo de animales estaba el peque√Īo pollito Calimero, el gato Isidoro, Las Tortugas Ninja‚Ķ unos de mis preferidos eran Los Osos Gummi (y su jugo de Gommi-bayas). Espinete, el erizo campechano (Don Pimp√≥n nunca sabremos qu√© animal era). Caso aparte merecen el androide Inspector Gadget (y su genial gadgetogabardina) y las peque√Īas criaturas como Los Pitufos, Los Snorkels y Los Diminutos.

Un le√≥n y un perro muy apuestos eran Willy Fog y Sherlock Holmes, pero ninguno de ellos pod√≠a compararse a Goku adulto y los suyos. Por ejemplo Trunks y Yamcha (el guapo m√°s olvidado) eran valientes y bellos por igual. ¬ŅY qu√© decir de la belleza melanc√≥lica de Hyoga, el caballero del cisne, y el encanto oriental de Shiryu, el caballero del drag√≥n? Oliver y Benji eran m√°s ni√Īos y estaban menos cachas, pero me consta que tambi√©n ten√≠an sus fans. Tambi√©n era guapo, y muy gracioso, Ranma. Y al otro lado del Atl√°ntico, Hank, el rubio arquero de Dragones y Mazmorras‚Ķ

Capítulo 3. Malos y secundarios de lujo.

Ya se sabe, un buen h√©roe tiene que tener al lado un buen villano. Recordemos al Cardenal Richelieu, inteligente y perverso, intentando hacerle la vida imposible a Dartac√°n y los tres mosqueperros. Tambi√©n el brillante ojo del malvado Transfer, empe√Īado en que Willy Fog y Romy (esa presumida insufrible) no llegaran a meta. Acento andaluz ten√≠a Tico, inseparable compa√Īero de andanzas de Rigod√≥n (y Gazpacho, la pi√Īa de Los Fruitis).

Sin rasgos definidos se nos mostraba la mano mecanizada del Dr. Gang, pura metonimia de la maldad, el rival del despistado Inspector Gadget. Moriarty, de Sherlock Holmes, Pierre Nodoyuna y su perro Pat√°n, de Los AutosLocos, y Gargamel, pertenec√≠an, como muchos de los anteriores, a esa estirpe de malos algo lerdos, derrotados una y otra vez en cada cap√≠tulo. Torpes eran tambi√©n los malos de √Črase una vez la vida, cuya peculiar fisonom√≠a era igual tanto cuando eran personas como cuando eras virus. Un gran marginado era Shun, el m√°s fr√°gil caballero del zodiaco. Tambi√©n aquel ¬Ņdinosaurio? llamado/a Poti Poti, de Los Aurones.

Gatchan y la se√Īorita Yamabuki, de Dr Slump, eran muy divertidas. El excitado duende tortuga (Follet Tortuga para los que la vimos en catal√°n) y Krilin, el amigo por antonomasia de Bola de Drag√≥n. El viajero t√≠o Matt de Fraggle Rock y sus postales (¬°y la monta√Īa de basura, aquel vertedero de sabidur√≠a con anteojo!). Pepita pulgarcita y Chema el panadero, de Barrio S√©samo. El pastorcillo Pedro, amigo de Heidi (y Clara). Elisa, la esposa de David el Gnomo‚Ķas√≠ hasta casi la eternidad.

Cap√≠tulo 4 . ¬ŅPero estos ni√Īos ya no leen?

Hijos de la posmodernidad. Eso somos. Conocemos muchos relatos literarios a través de la inserción que la cultura popular, en este caso la televisión, ha hecho de sus estructuras narrativas en las tramas de las series animadas.

Akira Toriyama, creador de Bola de Dragón y Dr.Slump, se basó para la creación de la primera en una obra clásica de la literatura China: El Viaje al Oeste. La estructura mitológica de aventuras y las referencias a uno de sus protagonistas (El Rey Mono, de ahí la cola de Goku) están presentes en el germen inicial de Bola de Dragón. También Willy Fog y el anime Sherlock Holmes adaptaban al mundo animal La vuelta al mundo en 80 días, de Julio Verne, y las aventuras del detective de Sherlock Holmes de Sir Arthur Conan Doyle, respectivamente.

Los Trotam√ļsicos se basaban en un cuento de los hermanos Grimm. Dartac√°n y los tres mosqueperros hac√≠a c√≥micas las aventuras de los tres mosqueteros creadas por Alejandro Dumas en el siglo XIX. Incluso el avaro T√≠o Gilito de Patoaventuras (en ingl√©s Scrooge Mcduck) se basaba en el archiconocido Ebenezer Scrooge, viejo rico y codicioso creado por Charles Dickens en Cuento de Navidad. Y no olvidemos la adaptaci√≥n a dibujos del Quijote, ni las lecciones de mitolog√≠a griega y n√≥rdica de Los Caballeros del Zodiaco.

Cap√≠tulo 5. Opening y Ending (o la canci√≥n para ni√Īos como nuevo g√©nero musical)

Se daba en muchas ocasiones, sobre todo en el anime japon√©s: el Opening era vigoroso, en√©rgico y animado, mientras que el Ending era melanc√≥lico, m√°s reposado e intimista. As√≠ lo demuestra, por ejemplo, Bola de Drag√≥n y Dr. Slump (magn√≠ficas las letras en su doblaje al catal√°n), La vuelta al mundo de Willy Fog, Las mil y una Am√©ricas (estas dos √ļltimas, obra de Mocedades). Y es que cada una de aquellas canciones se ha convertido con el tiempo en una magdalena de Proust con la que volver atr√°s para retroalimentarse de nostalgia.

¬ŅQui√©n no recuerda al grupo infantil Los Dulces cantando Dragones y Mazmorras?. ‚Äė¬ŅO el opening de Oliver y Benji, Los caballeros de Zodiaco, √Črase una vez la vida o Los Fruitis? ¬ŅY el de Fraggle Rock, Musculman, Heidi, David el Gnomo o Mofli el √ļltimo koala? Y claro Sherlock Holmes. Y Los Osos Gummi. Y El Quijote y Sancho‚Ķhaced click en los hiperv√≠nculos y recordad.

Capítulo 6. Mamá, ¡me gustan las peleas y la sangre!

¡¡Su líder era una rata gigante!!

Mi madre siempre censuraba el hecho de que me gustaran m√°s las series donde hab√≠a m√°s porrazos y pu√Īetazos que aquellas en las que la historia en s√≠ se relacionaba con el mundo de la f√°bula, algo m√°s did√°cticas y correctas a sus ojos. Entre las primeras, estaban, por supuesto Bola de Drag√≥n (Goku vs Freezer, menudo combate) y Los caballeros del zodiaco (meteoros de Pegaso, cadena de Andr√≥meda, pu√Īo del Drag√≥n‚Ķ) Pero tambi√©n Ranma ¬Ĺ, Las Tortugas Ninja, Musculman y Dragones y Mazmorras (estas √ļltimas, con peleas m√°s simp√°ticas y graciosas).

Se trataba, en el caso de Bola de Dragón y Los caballeros del zodiaco, de series más complejas, ya que alternaban en un mismo episodio varias tramas. Eran más juveniles que infantiles, y sí, había violencia, pero también eran increíblemente imaginativas y atrevidas, épicas en el sentido de que nos proporcionaban una aventura que duraba decenas de capítulos. Entre las series mejor vistas por mi madre estaba David el Gnomo, y su trasfondo familiar y de justicia ecológica.

Tambi√©n hab√≠a algo de ecolog√≠a y altruismo en Mofli, el √ļltimo koala. Y en Los Fruitis y Los Pitufos. Tambi√©n, de una manera m√°s distinta, y subrayando la amistad, en el mundo aleg√≥rico de Fraggle Rock (¬°esos peque√Īos Curries, qu√© trabajadores!) y Barrio S√©samo. Y menci√≥n aparte merece √Črase una vez la vida. Seguro que m√°s de uno cuando se hace un corte y sangra, todav√≠a visualiza a esas juguetonas plaquetas apil√°ndose unas sobre otras.