Viaja con tu bebé de una manera cómoda y segura

COMO-VIAJAR-EN-AVIÓN-CON-UN-BEBÉ

COMO VIAJAR EN AVIÓN CON UN BEBÉ

El transporte aéreo puede ser un ejercicio de paciencia, y llevar a un bebé con todo el equipaje extra para cargar, como pañales y gritos, lo hace aún más difícil. En este post te ofrecemos consejos para que llegues a tu destino con la cordura intacta.

  • Siempre lleva un asiento de coche

Este es un artículo de viaje del que no se puede prescindir. Los asientos de seguridad son portátiles, por lo que puedes transportar a tú bebe desde el coche hasta el asiento del avión.

Aunque tu bebé puede volar de forma gratuita, ésta no es la forma más segura de viajar. La Administración  dice que los brazos de los padres no proporcionan una protección adecuada durante la turbulencia.

El mejor lugar para que tu bebé emprenda el vuelo es que esté atado a un asiento de coche. Asegúrate de que el asiento para coches lleve una etiqueta que muestre que está aprobado para usarlo tanto en vehículos como en aviones.

  • Planifica las comidas

Luego del asiento, piensa en la alimentación de tu bebé. La lactancia materna es la opción más fácil puesto que puedes solicitar un paquete de encubrimiento, el cual te brindará privacidad a ti y a tu bebé.

La alimentación con fórmula es un poco más complicada. Para ahorrar espacio cuando empaques las maletas, trae una sola botella con múltiples bolsas desechables en lugar de muchas botellas.

Si utilizas una fórmula líquida, la Administración de Seguridad en el Transporte te permite llevar hasta  3,4 onzas de líquido normalmente autorizadas por seguridad.

Recuerda, esta fórmula que ha sido preparada de antemano puede durar sólo 1 hora a temperatura ambiente.

La fórmula en polvo es más portátil, pero tendrás que pedir a la azafata agua tibia para mezclarla una vez que estés a bordo. Asegúrate siempre de que el agua no esté demasiado caliente – pruébalo en el interior de tu muñeca.

  • Cambia los pañales fácil

Lleva contigo un kit de cambio de pañales, un accesorio plegable que mantenga los pañales, toallitas, y una almohadilla que sirva para cualquier superficie.

  • Mantén a tu bebé dormido.

Tratar de calmar a un bebé que llora en medio de las miradas de tus compañeros de viaje es estresante. Una de las claves para evitar esta escena es mantener al bebé dormido.

Para combatir el aburrimiento e irritabilidad del bebé, se sugiere llevar algunos juguetes que el bebé no haya visto antes. La novedad aumentará su capacidad de atención.

Durante los despegues y aterrizajes los bebés están más propensos a llorar porque sus oídos son más sensibles a los cambios de presión, es por eso que el descenso puede ser particularmente doloroso. Tan pronto como el piloto anuncia que está a punto de descender, ofrécele un biberón, pecho, o un chupete para aliviar la presión del oído. Si eso no funciona, frota suavemente las orejas de tu bebé.