Todo lo que hay que saber sobre el esguince

Un esguince es una magulladura de los tendones que se localizan alrededor de una articulación, sabemos que los  tendones son fibras fuertes y flexibles que actúan como armazón de los huesos. Cuando se estiran o exteriorizan ruptura, la articulación duele y se inflama. Los esguinces son ocasionados cuando una coyuntura es forzada involuntariamente a moverse a una posición no natural. Por ejemplo, la “torcedura” de un tobillo ocasiona dislocación en los ligamentos que se encuentran alrededor de éste. Es una lesión que se produce de manera fortuita por un mal paso o un incidente cuando no nos percatamos  el lugar donde pisamos. La naturaleza de la torcedura de tobillo es el forzamiento del ligamento muy por lo habitual  de su tope de flexibilidad, lo que causa su dislocación, rotura o fractura, según la presión con la que se sobrepase ese límite. Algunos factores influyen como un zapato inadecuado, con planta resbaladiza o desajustado, pisar sobre terreno con irregularidades, la poca fortaleza de los grupos preservadores de la articulación o fatiga puede causar la presencia de un  esguince de tobillo.

CUALES SON LOS SINTOMAS DE UN ESGUINCE

Los síntomas llegan a ser inconfundibles, el movimiento forzado de la torcedura de tobillo al accidentarnos y la postrera posición de dolor y protección.  El intenso dolor en la articulación,  trae como consecuencia la  limitación del movimiento, al no poder afirmar el pie ni marchar o no poder hacer ligeros movimientos. Cuanto más fuerte sea la lesión, más dolor e imposibilidad para moverse presentará el paciente. La inflamación del área suele ser lo más visible de este tipo de  lesión. También la aparición de moretones, aunque es menos habitual pero se da en casos que se daña algún conducto sanguíneo. Esta contusión puede trasladarse a otras partes del pie a causa del movimiento de los fluidos propios de la lesión.

Tags: