Pupilas dilatadas: las principales cuasas

Los ojos recogen la información del mundo que nos rodea y la envían al cerebro, dónde es procesada para interpretar las imágenes que vemos. Desde el exterior sólo se puede apreciar la córnea, el iris y las pupilas. Éstas últimas se encuentran en el centro del iris, y desde fuera podemos apreciar cuando se “dilatan” y “contraen”. Sigue leyendo para conocer por qué se dilatan las pupilas.

Por qué se dilatan las pupilas

Las pupilas posibilitan el paso de la luz hacia dentro del ojo. El iris se encuentra alrededor de la pupila, y contiene el pigmento verde, marrón o azul (y las combinaciones genéticas de los mismos) que le da el color a los ojos. Está rodeado de un músculo (esfínter) que regula el diámetro de la pupila, y por lo tanto la cantidad de luz que penetra en el ojo, así que a mayor cantidad de luz, menor dilatación. Es por eso que, en zonas oscuras o al despertarnos, las pupilas se dilatan más de lo normal (y al haber un cambio brusco en la cantidad de luz, por ejemplo al despertarnos, podemos sentir molestias). Este ajuste permite el enfoque de los objetos.

Los estados de ánimo pueden alterar el tamaño de las pupilas; si se está nervioso o entusiasmado, por ejemplo. La excitación sexual también puede provocar que nuestras pupilas se dilaten. Algunos fármacos, el alcohol e incluso algunas drogas como el XTC o la marihuana dilatan las pupilas de quienes los consumen.

Sin embargo, es importante consultar a un médico oftalmólogo si sientes alguna molestia o dolor. Puede que el doctor aplique algún medicamento que provoque la dilatación de las pupilas para averiguar la procedencia de la molestia. Mientras tanto procura no exponerte a cambios bruscos de luz y cuida que los medicamentos que estás tomando no propicien la dilatación de tus pupilas.