Pile fresca y juvenil con mascarilla de café

La mejor forma de lucir una piel fresca, juvenil y tersa es aplicar una sesión semanal de exfoliación de preferencia en todo nuestro cuerpo y con la aplicación de productos de fácil obtención en la naturaleza. Para nuestro objetivo disponemos de un inmenso arsenal de poderosas armas que, con menor costo y alto rendimiento, nos harán lucir una piel sana, fresca y luminosa, en este artículo vamos a hablar del café como producto aliado en la exfoliación y remoción de capas celulares vencidas o muertas, el café, además de su conocido uso puede ayudarnos a reactivar la circulación, presentar una lucha contra la odiada celulitis y añadir lozanía y suavidad en especial a nuestro cutis.

EXFOLIANTE DE CAFÉ

Ahora te indicaremos cómo preparar un exfoliante con café.

Selecciona un recipiente apropiado para mezclar café molido en fino polvo (si quieres licúalo para logar un talco más fino) con azúcar morena, usa una paleta o espátula de madera para unir ambos ingredientes secos, cuando observes que la mezcla está bien uniforme en color y textura, agrega poco a poco el aceite de tu preferencia, se recomienda el aceite de almendras, pero es a tu agrado, usa un oleaginoso recomendado por especialistas ya que tendrán como función hidratar tu cara. Agita suavemente la mezcla con la paleta hasta obtener una crema de aspecto seca y algo espesa, esta mascarilla es útil para todo el cuerpo, se aplica frotando en masajes circulares suavemente con las manos antes de la ducha para abrir los poros y así su exfoliación en las áreas será mejor. Finalizado el masaje, retira la aplicación con un baño de agua tibia y jabón neutro, este tratamiento lo puedes repetir hasta dos veces a la semana y nunca olvides secar tu cara y cuerpo por contacto con un paño suave.