Pasos para hacer un ensalada verde en casas

Son pocos los que saben cómo hacer una buena ensalada verde, al igual que las de los mejores restaurantes, donde cocinan con ingredientes tiernos y frescos, recién sacados de la huerta y preparadas con la cantidad justa de aceite y vinagre. Estas maravillosas ensaladas no son difíciles de hacer, solo requieren cuidado.
ENSALADAS VERDES

 
1) Comienza con los Ingredientes verdes más frescos.

Con todas las variedades de lechugas que existen, una ensalada verde puede tomar toda una gama de sabores, texturas y colores. Cada versión depende de la época del año y de los verdes que se vean mejor en el mercado.

Independientemente del tipo de lechuga que elijas, ésta debe ser la más fresca y verde que puedas encontrar, aquellas que parezcan recién cosechadas. Mírala atentamente, siente, huele y pruébala.


2) Corta las hojas, pero mantén su forma.

Muchas personas cortan las hojas de las ensaladas en pedazos pequeños, pero esto es un mal hábito. Si las hojas se cortan demasiado pequeñas, pierden su figura y la mayoría de sus texturas crujientes. Por otro lado, esto no quiere decir que debas usar hojas gigantes que no quepan en el plato o que sean difíciles de maniobrar. Más bien, debes encontrar el equilibrio y cortar las hojas al mismo tiempo que mantienes su forma.
Las hojas pequeñas, como rúcula, albahaca, verdolaga, berro y espinacas pequeñas, deben colocarse enteras sin incluir el tallo. Utiliza un cuchillo afilado para el corte de los tallos de rúcula y berros.

Las hojas grandes, como la lechuga romana, gran cruz hoja de roble, escarola, se deben cortar en partes gruesas, sólo tienes que quitarles el tallo con cuidado.

Para determinar la cantidad de hojas verdes es necesario tomar un puñado de ensalada por cada persona; pero si la ensalada es un plato principal, debes tomar el doble de cantidad.

Si sigues nuestros consejos de seguro lograrás hacer una ensalada igual de exquisita que las de los mejores restaurantes.