Otros trucos que ayudan a blanquear los Dientes

El que los dientes se nos vayan manchando o poniendo amarillentos es un fenómeno que se da con el paso de los años; pero también existen alimentos, bebidas y productos, irónicamente, como algunos enjuagues bucales, que pueden mancharlos todavía más. Aunque hay tratamientos especiales, no podemos estarnos la vida entera en la silla del dentista.

Así que les dejamos algunos trucos caseros que, de la mano de evitar los alimentos que pintan los dientes, te puede ayudar a regresarlos a su blancura original.

¿Qué mancha los dientes?

El fumar es una de las peores cosas que puedes hacer si quieres tener unos dientes blancos, además de ser perjudicial para la salud. El cigarrillo es uno de los peores causantes de manchas en los dientes.

Le sigue el café, los jugos de frutas de colores fuertes como el de arándano o uva, el té y los refrescos de cola. Todas estas bebidas amarillenta los dientes.

A esta lista se suma cualquier alimento que pueda manchar un blusa blanca. Pero el que manchen los dientes se puede evitar si practicas un enjuague bucal justo después de ingerirlo.

Trucos caseros para tener Dientes Blancos

Una forma fácil, natural y barata de aclarar la dentadura es usar cáscara de banano. Una vez te hayas limpiado los dientes todo lo que tienes que hacer el pasar el lado interno de la cascara por los dientes por varios minutos. Esto se repite todos los días o hasta conseguir el efecto deseado.

Esto funciona puesto que la cáscara de banano es rica en ácido salicílico y cítrico, ambos ingredientes ideales para el blanqueamiento de dientes de forma natural:

Por una parte de ácido salicílico combate el sarro acumulado en la boca, mientras el ácido cítrico blanquea cualquier mancha que pudiera aparecer en los dientes.

Los primeros resultados se podrían aparecer en tan solo una semana, con el añadido que esto no daña el esmalte dental.

Al contrario de otro tratamiento popular para los dientes amarillos, como lo es el cepillarse con bicarbonato de sodio. Aunque es muy efectivo, si se usa muy a menudo puede dañar el esmalte de los dientes.

Una variación de este tratamiento casero vendría ser el frotar los dientes con la pulpa de una fresa. Esta fruta contiene también altas cantidades de ácido salicílico, así que tiene las mismas propiedades que una cáscara de banano… solo que en un sabor diferente.

Independientemente de los tratamientos que realicemos, hay que tener claro que una buena salud bucal, más allá de lo estético, pasa por cepillarse los dientes luego de cada comida, o por lo menos dos veces al día. Esto contribuirá limpiar los dientes, especialmente en la línea de las encías.

Usar cepillos eléctricos puede ser una de las mejores opciones a considerar, ya que son mejores que los tradicionales a la hora de remover la placa y las manchas.

De igual modo es importante limpiar los dientes con hilo dental.