Lo que puede hacer la manzanilla por tu belleza

La camomila es una planta herbácea que sin temor puedes emplear en tu rutina de belleza, la manzanilla posee cualidades refrescantes, calmantes,  purificadoras y tonificadoras que benefician en mucho tu piel, con su empleo podrás exterminar por completo la mayoría de las impurezas en tu rostro porque aparte de suministrar vitalidad, elasticidad y nutrientes, previene la aparición del acné, de arrugas y patas de gallo que son señales del envejecimiento prematuro.

TRUCOS DE BELLEZA CON MANZANILLA

Para esta aplicación se recomienda preparar un tónico con diez flores frescas hervidas por quince minutos en un litro de agua. Se aplica en frío después de lavar tu cara con un jabón neutro. La camomila es más usada para el cabello que para la piel, tiene la propiedad de aclarar el castaño del cabello como un tinte natural e inofensivo agregando reflejos de oro. Para el cuidado del pelo bastará con un puñado de flores majadas y coladas mezclado con tu champú habitual (también se consigue ya preparado de fórmula comercial).

Aunque es un regulador estomacal eficiente para combatir los gases y cólicos por procesos digestivos, su uso habitual es más referido a sus propiedades cosméticas que medicinales. También es efectiva para restaurar la apariencia de frescura y desaparecer la hinchazón de párpados causada por trasnochos, tan solo prepara una mascarilla fría de agua de flores hervidas por diez minutos y aplícala con motas de algodón exprimidas sobre los ojos durante quince o veinte minutos. También reduce las ojeras y bolsas que son muestras de cansancio y escasa atención a nuestra apariencia personal. Preparar como una loción para el baño mantiene la piel suave y tersa, impidiendo su deshidratación. Cocina un manojo de flores por veinte minutos en dos litros de agua, agrega la fragancia de tu agrado y masajea brazos y piernas con un paño suave de algodón y deja secar al aire libre.