Llevar a tu bebé en brazo: el mejor consejo

Nadie pone en duda la fragilidad y delicadeza de un recién nacido, para padres nuevos es algo común sentir temor al momento de cargarlo y llevarlo en los brazos. Variados estudios especializados indican con datos fidedignos que cuando los bebés son cargados al menos dos horas diariamente, se desarrollan mejor y lloran menos. El bebé al nacer no puede sostener el peso de su cabeza ya que aún no ha desarrollado la musculatura de sujeción del cuello, cuando lo levantes debes tener especial cuidado y sujetarlo bien con una mano en la parte posterior de su  cabeza. En la modernidad, algunos padres optan por utilizar el llamado “canguro” ya que se sienten más confiados. En esta guía te enseñaremos varias formas de cargar sin riesgo tu niño recién nacido.

Businessman lifting his baby

Para sacarlo de su cama se sujeta la cabeza con extrema suavidad tal como se indicó en líneas anteriores, la otra mano se ubica en la parte baja de su espalda y se proceda a levantarlo moviendo ambas manos coordinadamente. Otra forma es colocar tus manos en las axilas del bebé, los dedos pulgares quedarán adelante y el resto de tus dedos sujetarán desde el cuello hasta la cabeza. Si lo que quieres es tenerlo entre tus brazos, una vez que lo hayas levantado apoya su cabeza entre tu pecho y brazo en la parte alta, deja descansar el cuerpo en tu antebrazo.

Cuando el bebé tiene gases, se debe colocar su cabeza en tus hombros, y sujetando por la parte baja de la espalda dar suaves palmadas en la misma. Debes asegurarte que al recostar el niño sobre tu hombro, la nariz no quede aplastada contra tu cuerpo, de ser así el bebé no respirará como es debido. Cuando vas al médico o de paseo, lo mejor es el coche, pero también puedes usar un cargador de tiros o un porta-bebé