La inflación, otro problema para Reserva federal

La decisión de aumentar las tasas de interés de la Reserva Federal, como medida para apalear los efectos de la crisis financiera que atravesó EEUU desde el año 2007 y que obligó a bajar las tasas a un nivel cero con el fin de incentivar las inversiones en el país y desmotivar al ahorro, fue tomada con la profunda certeza de que dicha decisión traería en el mediano plazo la posibilidad de elevar al 2% la tasa de inflación, meta que la FED se ha establecido y que espera comenzar a alcanzar durante 2016, donde estima llegar a por lo menos 1% o 1,5% de inflación.La inflación, problema para Reserva federal

Descrepanciás en la Reserva Federal

No obstante, en el seno de la Reserva Federal algunos miembros se muestran ahora preocupados de que la situación pueda salirse de las manos y la inflación se convierta en un verdadero problema para la economía. Pero esto no hace referencia a que se supere el valor y aumente desmesuradamente sino, al contrario, la desconfianza radica en la posibilidad de que la inflación se estanque en un nivel y no se pueda seguir subiendo, esto aunado el lento crecimiento económico mundial.

Esta discrepancia de opiniones dentro del Banco Central de los Estados Unidos, deja entrever las fisuras que existen internamente sobre el tratamiento que se le debe dar a la oportunidad que se presenta este año, frente a la decisión unánime de la FED de elevar sus tasas con la plena seguridad de que traerá los efectos positivos para la economía que ellos esperan.

Los planes iniciales de la Reserva Federal son los de aumentar en por lo menos cuatro ocasiones los valores de las tasas, sin embargo, algunos miembros aseguran que de no verse resultados sobresalientes, o por lo menos mínimamente positivos en los primeros incrementos, la estrategia que se ha seguido se debe cambiar.