Desmaquillante casero: cómo prepararlo en casa

Una crema o mascarilla desmaquillante casera cuesta mucho menos que una preparada de laboratorio y funciona tan bien como la comprada, aparte que la preparada en casa se supone libre de efectos secundarios al no contener aditivos químicos que puedan presentar un cuadro de alergias o incompatibilidad con ciertas personas, de forma tal que puedes estar segura que tu preparación va contigo y que tu cara lucirá tan bien como cuando visitas el cosmetólogo.

COMO HACER UN DESMAQUILLANTE NATURAL

Para preparar nuestra crema, calentaremos a baño María tres cucharadas de aceite de coco, una de aceite de oliva y dos de glicerina pura, lo que mezclaremos con dos cucharadas de agua natural. Retiramos el preparado del baño y lo agitamos fuertemente por cinco minutos, al enfriarse se puede envasar para ser usado en diferentes ocasiones.

Se aplica como cualquier desmaquillante, con suaves movimientos circulares a presión constante con ayuda de compresas de gasa o algodón o si prefieres con las yemas de los dedos. También te puedes preparar esta tipo loción, necesitas calentar a baño María 120 gramos de cera virgen unidos a medio litro de aceite de almendras, una cucharadita de postre de bórax pulverizado y unas gotas de aceite de rosas, mezcla bien, retira del fuego y conserva el refrigerador.

 

Para las que dicen no tener tiempo y siempre andan deprisa tengo otra solución, mezcla media cucharadita de sal común con media taza de agua fría (unos 65 cc), con un algodón humedecido en esta solución limpiamos de la forma usual y después aplicamos una loción humectante ya que a sal puede resecar tu piel. Existen numerosas recetas exfoliadoras que desmaquillan a la vez que limpian, prueba esta receta con yogurt y el jugo de medio limón que nutre y exfolia a la vez que desmaquilla. Funciona mejor si te das masajes suaves por al menos 15 minutos. No olvides aplicar tu loción humectante