Consejos practicos para el baño de bebé

El cuarto de baño del bebé ha de ser un espacio fresco, ventilado y bien iluminado con las comodidades necesarias para realizar su higiene de rutina,  es el lugar donde él pasará momentos de alegría y relax con sus padres. El baño diario es un ritual en que el niño pasa un rato sumergido en agua temperada, sintiéndose  muy a gusto, el baño lo tranquilizará y refrescará, razón por la cual este espacio debe estar equipado con los implementos necesarios para la práctica de este acto. Lo más importante es tener una buena mesa que ofrezca estabilidad para colocar la bañera, nunca la coloques en el piso ya que esto te dará dificultades a la hora de maniobrar para hacer su aseo habitual y hasta el bebé puede salir resbalado de la tina.

COMO EQUIPAR EL BAÑO PARA MI BEBÉ

Su artesa ha de ser de paredes blandas para amortiguar cualquier golpe, muchas, modernas,  vienen equipadas con un receptáculo para sentar el niño y cinturones de seguridad, de esta manera el baño diario pasa a ser un procedimiento seguro y divertido que tanto los papás como el niño disfrutarán.

Existen otros modelos a los que se acopla un cambiador para que al sacar del agua el bebé puedas secarlo antes de dejar la sala de baño. Concluido el procedimiento procede a limpiar el artefacto con los productos desinfectantes recomendados para este fin, si acostumbras usar un termómetro para chequear la temperatura del agua, este ha de ser especial para bañeras de bebé, sumergible, irrompible y con soporte o asa para colgar de las paredes de su artesa. Cercano a la mesa de baño, coloca los útiles del aseo,  su jabón, champú, aplicadores, colonia, talco, lociones para la irritación cutánea y si toma medicamentos al salir del agua, las toallas con capuchón o gorro y cuando menos su pañal.