Consejos para un cabello sin caspa

Cuando por causas aún desconocidas las células de la epidermis del cuero cabelludo descaman a un ritmo acelerado surge la caspa, finas láminas de color blanquecino o trasparente con aspecto diferente según la edad, sexo y origen de la misma; este proceso es natural para la eliminación de capas celulares muertas que afean nuestro aspecto y se notan sobre la ropa especialmente la de color oscuro, mientras  simultáneamente se forman nuevas capas haciendo que sea un estado normal que no es de fácil percepción. Es de nuestro conocimiento que existen dos tipos de caspa, la seca, propia de la adolescencia y los cambios hormonales cuya característica principal es su presentación en forma de finas, secas y pequeñas escamas que dejan un bajo residuo graso depositado en el cuero cabelludo y la otra, la caspa seborreica con escamas de mayor grosor y tamaño, que dejan un alto contenido de grasa capaz de causar la pérdida de cabello y muy difícil de controlar o quitar.

COMO MANTENER EL CABELLO SIN CASPA

Para combatir su presencia lo más indicado es mantener el cabello limpio, libre de aditamentos oleaginosos y bien desinfectados con el empleo de una loción anti-caspa y champú formulado según el tipo de pelo. Este tratamiento ha de ser frecuente para tratar de erradicar el problema y su empleo disminuirá en la medida que observemos mejoría con la recuperación de nuestro cabello y su sana apariencia. La falta de control en los tratamientos hace que el problema se manifieste en forma cíclica. Para muchos dermatólogos la caspa es una consecuencia del estrés y el agotamiento a más el empleo de cosméticos grasos que humectan el cuero cabelludo provocando el apresuramiento en la renovación de las capas celulares. El problema se presenta con frecuencia en la población juvenil  (20 a 30) años y es escaso en las personas mayores.