Consejos para proteger el bebé del frío

La temporada más fría del año es el invierno, en partes con temperaturas bajo cero. Salir a la calle con un bebé implica tener la ropa apropiada debido a que estos cambios de temperatura pueden causar resfríos y enfermedades respiratorias. La solución no es privarse de salir quedándose en casa ya que existen mucha acciones que podemos tomar para lograr que un paseo al aire libre en esta estación sea una gran experiencia.

COMO PROTEGER AL BEBÉ DEL FRÍO

Los bebés atrapan con mucha facilidad resfriados, por esta razón su vestimenta ha de ser en consonancia con el ambiente. Al protegerlo del frío, cuidamos su salud. Con tan bajas temperaturas es usual que sobre abriguemos nuestros hijos, generalmente, a los pequeños que están lactando, pero esta acción  conduce a un sobrecalentamiento en el cuerpo del niño, convirtiéndose en un efecto aterrador ya que se enferman con más facilidad.

Lo más importante es reconocer que no es el frío el enemigo a vencer, son los cambios bruscos de temperatura a los que sometemos el cuerpo de los pequeños al no tomar en cuenta la diferencia entre el calor del hogar y el frío externo.

Los niños pequeños, por lo normal tienen los pies más fríos que el resto de su cuerpo, pero eso debemos cubrirlos con calcetines y escarpines para bebés, pero de ninguna manera significa que estén pasando frio.

Para conocer su temperatura palpamos en su cuello o frente para verificar si están frescas, acaloradas o con indicios de altas temperaturas, otro indicio es el color de la piel del bebé puesto que algunos niños se ponen colorados en presencia del calor, y se manifiesta en sus mejillas.

Si la habitación del bebé se siente seca porque tienes calefacción, debes instalar un humidificador y si su piel luce reseca aplícale una crema neutra de hidratación especial para bebés.