Conoce las causas de la parálisis facial

Del cerebro salen 12 nervios que se dirigen de forma directa a cumplir funciones en la cabeza. Procesamiento de la audición, movimiento ocular y sensibilidad gustativa son algunos ejemplos de las tareas que llevan a cabo. Uno de los más importantes es el nervio facial, encargado de estimular los movimientos de la cara. Hoy conoceremos las causas de la parálisis facial, trastorno que afecta el nervio antes mencionado.

Causas de la parálisis facial

La parálisis facial o de Bell es una anomalía o disfunción del nervio facial que se caracteriza por la incapacidad de controlar los movimientos musculares de la cara. Siempre afecta un solo lado de la cara, y se puede distinguir de un ACV (Accidente Cerebro-Vascular) por el hecho de que este último afecta estrictamente la parte inferior del rostro y causa debilidad en el brazo y pierna del lado afectado; en la parálisis facial la debilidad inicia de forma súbita y puede afectar indistintamente el área superior o inferior.

Se desconoce la causa de la parálisis de Bell, pero se sospecha que principalmente interviene una inflamación del nervio facial como respuesta a una infección, también a una compresión u obstrucción que haya impedido el riego sanguíneo en esa área. Las demás causas son infrecuentes, su aparición es lenta y se debe a efectos secundarios de infecciones como herpes o la barotitis media (infección en el oído medio y en los senos mastoideos), compresión del nervio causada por algún tumor cerebral, fracturas en el hueso del cráneo, entre otros menos frecuentes.

Si la parálisis es parcial se puede restablecer por completo en el plazo de unos meses. Si, por el contrario es total, el período de recuperación es variable, aunque la mayoría de los casos restauran el movimiento completamente. A medida que transcurre ese lapso pudieran ocurrir movimientos inesperados de algunos músculos, lo que indica que la zona está recuperando la capacidad de ser estimulada.