Cocktail original: receta sandía vodka

Cuando hay temporada de sandías, las mismas pueden encontrarse en tamaños pequeños y medianos. Presentan una piel más fina que la sandía producida fuera de la época, lo que la hace más fácil de cortar, sin olvidar que son mucho más jugosas y dulces. Todas estas características la hacen ideal para nuestro próximo coktail: El sandía vodka. Es ideal para compartir, aquí te mostramos cómo hacer un sandía vodka para tu próxima fiesta.

Cómo hacer una sandía vodka

  1. Escoge una sandía pequeña, de forma simétrica. Es importante que compres una variedad de sandía que no traiga semillas o tenga muy pocas, ya que las mismas absorben el alcohol y se perdería todo el trabajo.
  2. Compra una buena botella de vodka.
  3. Corta con un cuchillo un círculo de piel o concha de sandía (a modo de tapón), que permita que un embudo encaje, y a la vez deje un poco expuesta la pulpa o carne de la sandía (esto es importante). Puedes hacer varios agujeros, cerca del área donde hiciste el primero (si los haces en un extremo y otro la bebida podría gotearse).
  4. Vierte el vodka poco a poco en el o los agujeros con ayuda del embudo. Esto llevará tiempo, horas incluso, así que después de echar un poco de vodka en la sandía, deja en el refrigerador, así evitas que la fruta se dañe. Regresa luego para seguir vertiendo hasta terminar la botella.
  5. Espera a que la sandía filtre o absorba el vodka. Esto puede tardar hasta 24 horas, así que puedes dejar en el refrigerador. Procura que esté en un sitio donde no se mueva, para que no hayan derrames.
  6. Cuando haya pasado ese tiempo puedes cortar y servir la sandía. Recuerda que un trozo de la misma está conteniendo muchos grados de alcohol, así que no abuses del consumo.
  7. Si lo deseas puedes insertar un grifo en la sandía y servir el vodka en vaso.