Así se amuebla una habitación segura para el bebé

Con la llegada de un bebé a la familia la casa se llena de emoción y alegría, pero por encima de estos sentimientos está el ofrecerle al recién nacido  u espacio seguro y cómodo donde vivir en el cual se encuentre a salvo y protegido en caso de peligro. Si dispones de una habitación privada para el bebé, es importante que su lecho se ubique lo más alejado posible de la ventana. Para amueblarlo busca armarios sin puertas, muebles de esquinas redondeadas y gaveteros de seguridad, de no ubicar en la plaza estos tipos de muebles o de tener en casa ya unos usados, entonces cubre las esquinas con bandas de goma para obstruir los filos que más adelante, cuando tu bebé comience a gatear, no representen un peligro. Las gavetas deben contar con cerraduras o al menos trabas para que no puedan abrirse con facilidad y no solo es para controlar el ya muy conocido reguero que los niños hacen en estos muebles, sino también para evitar que puedan hacerse algún daño, las tomas de corriente deberán tener  sus tapas, son muchos los bebés gateadores que han metido sus dedos en estos artículos con la conocida consecuencia que se pudo evitar.

COMO HACER UNA HABITACIÓN SEGURA PARA MI BEBÉ

Durante los primeros meses no es aconsejable el uso de almohadas ni peluches o muñecos de felpa o trapo, su cama debe lucir sencilla y muy simple. Los juguetes del bebé han de ser los apropiados para su edad, normalmente son hechos de materiales no tóxicos y muchos de ellos del tipo hipoalergenicos,  si tienes juguetes inadecuados lo mejor es que los guardes para cuando el bebé pueda utilizarlos sin mayor riesgo. En su habitación debe haber una lámpara de noche fuera de su alcance, esto es para la observancia nocturna porque aunque tenga su habitación privada el bebé no debe dejar de vigilarse aún cuando este dormido