Así como toma la temperatura de un bebé

Parece una tontería pero no es así, tomar la lectura de un termómetro en casos donde se involucren bebés puede ser algo complicado cuando no conocemos el procedimiento adecuado para efectuar su correcta apreciación. El método para tomar la temperatura de un bebé puede tener variaciones, a muchos pedíatras  no les agrada el proceso rectal, prefieren tomar la temperatura en las axilas, este método  se considera como el de uso más extendido, la lectura axilar se hace en la piel, cuando el niño este tranquilo y obtendremos una información precisa. Los termómetros arteriales son algo más costosos, estos usan un escáner que mide con solo desplazarlo por la frente del bebé. Los termómetros de oído o timpánico son engorrosos para usar y por último los digitales, poco confiables.

COMO-USAR-UN-TERMOMETRO-DE-BEBÉ

Sin importar mucho  el método seleccionado ni el equipo a utilizar, nunca de debe tomar la temperatura del infante inmediatamente después de bañarlo, su sensación térmica puede aparentar estar elevada. Debes esperar, cuenta al menos media hora. Antes de colocar el termómetro, procedes a quitarle la ropa interior y limpiar  con una toallita húmeda la axila, secar y mantener cerrada la oquedad para abrir unos minutos después y colocar el instrumento.

La cápsula de medición del equipo, casi siempre de vidrio, en caso de termómetro de mercurio  debe estar completamente cubierta por el brazo y el costado en la oquedad, donde entre en contacto solo con la piel, presionamos unos segundos el brazo contra el cuerpo del infante para sostener el termómetro. En un par de minutos podemos leer la herramienta.  Si la medición se hace con uno digital, debemos esperar que el aparato nos indique  que ya es posible obtener una lectura fiable. Generalmente emiten dos o más  pitidos o la lectura aparece en la pantalla.