Aliviar gases del bebé: consejos y remedios

Cuando damos a nuestro bebé el biberón, debemos procurar mantener al mismo en la posición más vertical posible para que el aire no pase a la mamila, hay  que asegurarse de que su mamila o tetina  tenga la perforación adecuada para su edad, de ser muy grande, saldría mucho alimento y el bebé pudiera ahogarse, caso contrario, de ser muy pequeña, el bebé se esforzaría más al mamar y tragará aire.

COMO-ALIVIAR-LOS-GASES-EN-LOS-BEBÉS

Cuando el niño se alimenta exclusivamente del pecho materno no se presenta esta condición a menos que la producción de leche de la madre sea exagerada y pueda atragantar a su crío, pero no llenarlo de gases. Cuando el bebé es propenso a esta condición podemos tratar de ayudarle, provocar eructo a mitad del proceso alimentario y cuando se finalice, muchas veces eructar cuesta un poco y los gases tardan en salir, insistiremos hasta lograrlo. La mayoría de las veces salen con facilidad.

Las posturas ayudan al infante a expulsar los gases y eructar, si colocamos sobre nuestras piernas el bebé boca abajo, y damos palmaditas muy suaves en su espalda, los gases saldrán. Otro método que resulta efectivo es colocarlo en posición sentado, inclinándolo un poco hacía adelante y agarrándolo con una mano  por su caja toráxica y con la otra frotar suavemente la espalda.  Otra buena postura para ayudar el bebé a expulsar los gases es apoyar al bebé verticalmente en nuestro pecho a la altura de los hombros y aplicar ligeras palmaditas es su espalda cuando nuestro bebé sufra de gases, debemos intentar aliviarle el dolor, ya que no existe medicamento que le podamos proporcionar, alimentar un recién nacido es un proceso engorroso y delicado al que se debe prestar mucha atención para evitar momentos dificultosos que nos pongan en alerta.